La nutrición antinflamatoria

Hablaremos sobre la nutrición antinflamatoria o nutrición celular antinflamatoria. Lo que pretende es reducir los picos de insulina y los niveles del ácido araquidónico (hormonas de la inflamación).

Podemos decir que la inflamación es la base de todas las enfermedades, por lo que una nutrición antinflamatoria debe ser el telón de fondo de cualquier programa de salud equilibrada. Hay alimentos proinflamatorios y alimentos antinflamatorios.

alimentos antiflamatorios

Existen dos tipos de inflamación en nuestro organismo:

  • La inflamación aguda: Sirve para proteger el organismo de cualquier agresión. Su propósito es impedir que el agente agresor se extienda, entonces lo aisla, lo destruye y luego repara el tejido alterado. Las causas de esa inflamación puede ser por organismos, traumas físicos, pueden ser químicos por tóxicos, etc.
  • La inflamación crónica o inflamación silenciosa: Esta está debajo del umbral de dolor, es el detonante de todas las enfermedades, puede durar muchos años, más de 15 o 25 años antes de que manifieste alteraciones en el organismo. Mientras que la inflamación aguda se manifiesta con dolor, inflamación (tumor), enrojecimiento e impotencia funcional, la inflamación silenciosa no cursa con ninguno de esos síntomas, por eso se le llama inflamación silenciosa.

Las hormonas y la nutrición antinflamatoria

Las hormonas proinflamatorias son los eicosanoides y la insulina. Los eicosanoides son ácidos grasos de 20 átomos de carbono que proceden del ácido araquidónico. Este se forma cuando cualquier agente agresor invade a la célula.

Una enzima llamada fosfolipasa A2 y otros más, transforman las grasas y lípidos de la membrana en un ácido (ácido gamalinoléico), y otras enzimas, al intervenir, los transforman en ácidos araquidónicos. Este ácido se forma a partir de la dieta, por la ingesta de ácidos grasos y ácidos que tienen omega 6.

La proporción en el cuerpo de omega 6 y omega 3 tiene que ser de 1 a 1. Esto se debe a que el omega 3 actúa como antinflamatorio y el omega 6 actúa como proinflamatorio.

Hoy en día, los estudios demuestran que la proporción es de 1 a 17-20, es decir que existe mucha más ingesta de ácidos grasos omega 6, que se transforma en ácidos araquidónicos por unas enzimas.

Los aceites que tienen mucho omega 6 son las grasas trans, los aceites vegetales refinados, como el de girasol, maíz, palma, etc.

También las grasas de los animales, los alimentos fritos, los quemados (cuando se asan, esa parte quemada tiene muchos ácidos grasos que el calor transforma en omega 6).

omega6

El paso del omega 6 al ácido araquidónico es estimulado también por la insulina, una hormona producida por el páncreas debido a la elevada presencia de glucosa en la sangre. Sobre el ácido araquidónico pueden actuar 2 enzimas, una que es la ciclooxigenasa y otra que es la lipooxigenasa.

La ciclooxigenasa

Tiene dos vías:

Una vía es la ciclooxigenasa 1, que lo llaman COX-1, esto da lugar a un eicosanoide que se llama tromboxano. El tromboxano se encontró en primer lugar en las plaquetas, abundan ahí, por eso se llaman así. Estos aumentan la agregación plaquetaria, es decir que hace que se peguen, se aglomeren y formen trombos. Esa vía se bloquea por los antinflamatorios no esteroides, como el ácido acetilsalicílico.

ciclooxigenasas en la nutrición antiflamatoria
CoX

La otra vía es la ciclooxigenasa 2 o COX-2.

Esta produce prostaglandinas, que se encontraron por primera vez en la próstata. Algunas de estas prostaglandinas son mediadoras de la inflamación, que producen inflamación y dolor. Pero también producen protección gástrica.

Por eso, los antinflamatorios que bloquean la vía de la cox, pueden actuar como analgésicos, pero pueden impedir la protección gástrica al bloquear esa vía de la ciclooxigenasa.

La lipooxigenasa

Produce unos eicosanoides que se llaman lipoxinas. Esos tienen propiedades antinflamatorias. Por eso cuando se bloquea la ciclooxigenasa con antinflamatorios no esteroideos, aumentan las lipoxinas y reducen la inflamación.

También, mediante la vía de la lipoxigenasa, obtenemos los leucotrienos, eucosanoides que intervienen en los procesos alérgicos. Por eso, cuando se bloquea la ciclooxigenasa, puede aumentar los leucotrienos y producir asma. Existen asmas producidos por antinflamatorios. Conoce más sobre la nutrición antiinflamatoria en este vídeo.

Enviar mensaje
1
¿Puedo ayudarte?
¡Estoy aqui para ayudarte!