ley de la resonancia y una salud equilibrada

La ley de resonancia y tu salud equilibrada

La ley de resonancia y tu salud equilibrada

La Ley de la resonancia establece que todo el universo se comunica entre sí por medio de vibraciones. Esas vibraciones son como ecos, es una forma de repercusión o de resonar la información que emite un cuerpo o estructura hacia otra.

Y, podemos decir que todas las cosas y todos los seres vivos de mundo que conocemos tienen una vibración propia. Esa vibración está en cada uno de los órganos y las células de nuestro cuerpo y en toda la materia.

Toda la materia inanimada también vibra en su frecuencia, esas vibraciones afectan de manera inevitable a todo lo que nos rodea. Si las frecuencias vibran en el mismo sentido, se atraen; pero si vibran en sentido contrario, se repelen.

Ley de la resonancia

¿Cómo funciona la ley de la resonancia?

Es como si tuviéramos un estanque y dejáramos caer una piedra, esta acción provocaría unas olas. Esas olas son parecidas a las vibraciones de las que estamos hablando. Si en lugar de la piedra dejamos caer dos a la vez, al tocar el agua, las que van en sentido contrario chocan entre sí, se anulan, pero las que van por el mismo sentido se amplifican.

Lo mismo ocurre con las vibraciones que emitimos. Todo lo que resuena con nosotros, que vibra en frecuencias armónicas, lo atraemos a nuestra vida. Pero, todo lo que vibra en disarmonía, entonces se repele. Sea que lo sepamos o no.

El campo eléctrico y magnético del ser humano

Un instituto americano, en 1993, descubrió en sus investigaciones que el corazón estaba formado por una fuente de energía.

Un campo tan poderoso y mayor que el campo electromagnético de cerebro humano. Esto se podría proyectar hasta 2 metros y medio de distancia del cuerpo que emitía esa frecuencia.

Ese campo eléctrico y magnético del corazón se comunica con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que el cerebro, por lo tanto, no decide actuar solo, sino que recibe las señales pertinentes del corazón y, por medio de nuestras emociones.

Podemos decir que lo que creemos, sentimos, pensamos, los sentimientos y convicciones crean un campo de resonancia que interacciona con todos los campos de resonancia de nuestras células, cuerpo y de nuestro entorno.

Así que las convicciones profundas son las que van a dar forma a ese campo y van a determinar el tipo de frecuencia que emitimos. El corazón es un transductor de nuestras convicciones y sentimientos en vibraciones eléctricas y magnéticas que se transmiten en forma de ondas electromagnéticas que interactúan, no solo con nuestro cuerpo sino también con lo que nos rodea.

Por lo tanto, nuestras convicciones interactúan con el mundo físico a través de las ondas electromagnéticas que emite el corazón. Esas ondas son 60 veces mayores que la señal del campo electromagnético del cerebro. Y el campo magnético del corazón es 5000 veces más potente que el del cerebro.

Entonces, el corazón le dice al cerebro qué hormonas, qué endorfinas y qué otras sustancias químicas son necesarias para que el cuerpo no pierda su equilibrio.

Centros energéticos derivados de la Ley de la resonancia

Además, esas ondas electromagnéticas del corazón, debido a nuestros sentimientos y convicciones, irradian a nuestro mundo físico de una manera inevitable.

Entonces el corazón y otros centros, porque hay otros centros energéticos que la medicina hindú ha definido como chacras, tienen ese papel de conectar las ondas electromagnéticas del cuerpo con el entorno de la persona.

Podemos decir que los campos electromagnéticos de estos centros energéticos se transforman y transforman a su vez nuestros sentimientos y convicciones en unas ondas codificadas y esas van a todo nuestro entorno.

Por eso, nuestros sentimientos y convicciones se transmiten a nuestro entorno, atrayendo frecuencias similares y repeliendo todo lo que vibra en sentido contrario. Si deseamos conseguir algo, lo tenemos que pasar de la mente consciente a la mente subconsciente, que el corazón y los otros centros energéticos forman parte.

centro energetico de resonancia

Tenemos que tener una firme convicción de que lo que queremos se volverá realidad. Solo de esa manera podeos tener de una manera certera, concreta, la seguridad de que estamos emitiendo las vibraciones que van a atraer lo que deseamos querer.

El campo cuántico

Atraemos a nuestra vida todo lo que vibra en la resonancia de nuestra convicción, pensamientos y sentimientos más profundas.

Según la ley de la resonancia, todo está unido a todo. Mediante un campo cuántico que conecta todo con todo. Este campo algunos lo llamaron “la matriz divina”, “el holograma cuántico”; hacen referencia a una red compacta que crea un puente entre el mundo interno y nuestro mundo externo.

Así que podemos mencionar que la ley de la resonancia confirma siempre nuestras convicciones. Todo lo que tenemos en nuestra vida es el producto producido por la atracción que nuestras convicciones.

La investigación del instituto mencionado al inicio de este documento, demostró que nuestras convicciones, pensamientos y sentimientos podrían influir en nuestro ADN.

Se agarraron 28 placentas y se colocaron en recipientes de vidrio e hicieron que unas personas experimentadas emitieran sus sentimientos ante esos recipientes. Cuando las personas experimentaban un sentimiento de amor profundo, podían modificar el ADN.

Al ser pensamientos positivos, el ADN se relajaba, se estiraba; pero si eran negativos, se contraría.

Los sentimientos de aprecio, de gratitud, de amor, potencian la capacidad de ese campo electromagnético, unas 300 mil veces que cuando una persona no manifiesta sentimientos o presenta sentimientos contrarios; en el último caso, el campo se contrae. Evitando así que cree situaciones positivas en la vida.

Las emociones positivas aumentan esas frecuencias positivas y estimulan nuestras defensas frente a enfermedades.

La energía de nuestro cuerpo

La energía más poderosa del universo, por lo tanto, es el amor, es la energía más positiva que hay. Por tanto, las personas que manifiestan esta cualidad suelen gozar de mejor salud y suelen tener coincidencias más positivas.

 

energia positiva

En resumen, lo que sentimos, pensamos y convicciones lo capta nuestro ADN en millonésimas de seguros. A su vez, el ADN tiene una fuerte influencia en su entorno y deja una huella duradera que se detiene en el tiempo.

Cuando el ADN vibra, transmite su información al entorno y eso se queda ahí a largo plazo.

Todo lo que queremos modificar en nuestra realidad, solo lo podemos hacer si modificamos nuestros patrones de sentimientos, convicciones y emociones.

Se ha descubierto que el 90% del ADN, que se consideraba chatarra o basura es la parte que el ADN utiliza para enviar la comunicación. La usa para transmitir información por medio de esas ondas y frecuencias.

El ADN actúa como un emisor y receptor y almacena esa información.

Según nuestras investigaciones, el ADN se comunica con nuestro cuerpo y no con los demás, se conoce como el hiperespacio.

Todas las frecuencias que emitimos se envían al hiperespacio a través de un túnel energético que almacena toda la información.

Sumnoticias también nos explica de forma breve la ley de la resonancia.

Para más información, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

Podemos cambiar nuestra realidad, cambiando nuestras convicciones.

Enviar mensaje
¿Puedo ayudarte?
¡Estoy aqui para ayudarte!