El poder del perdón y una salud equilibrada

El perdón es una decisión voluntaria y consciente que nos libera de sentimientos negativos, como el rencor, resentimiento, enejo y dolor. De hecho, el perdón no solamente es una necesidad psicológica o de relaciones humanas, sino que es una necesidad que está ligada con nuestra existencia lo que lo hace una necesidad espiritual. 

Por ello, el perdón es muy necesario para el ser humano, ya que así puede tener una vida más plena y satisfactoria.

¿Cómo reacciona nuestro organismo cuando no perdonamos?

Cuando creemos que alguien nos ha ofendido muchas veces reaccionamos, esto es porque solemos pensar que estábamos en una situación de fragilidad o vulnerabilidad en ese momento y ahí es donde a partir de ese instante ponemos en marcha unas reacciones para evitar que no se nos vuelva a agredir.

La defensa se desarrolla cuando existe un miedo a no volver a ser agredido, esto sucede para no dejar notar nuestra debilidad, lo que muchas veces hace que a la persona les cueste perdonar, es decir, el miedo a ser agredido nuevamente.

Vulnerabilidad

4 reacciones

Pelear: aquí la persona va a estar siempre atenta a cualquier situación que pueda interpretar como una injustica. 

Siempre va a estar a la defensiva, y su recurso será atacar. Al final hará que tenga una sed de venganza, de hacer el mismo daño que le hicieron. 

pelear

Huir: la persona siempre va a buscar la manera de huir o de estar en modo alerta como un mecanismo de defensa. 

Sin embargo, esto hará que llegue a tener un estrés crónico o permanente, ya que no siempre va a poder manejar dicha situación.

huir

Si la persona no tiene fuerzas para pelear o huir, entonces se queda paralizado o en modo sobrecogimiento. 

Esto muchas veces sucede cuando la persona siempre está pensando en lo que le hicieron en el pasado, ocasionando que no viva la realidad. Su vida y conversaciones giran en entorno a lo que le pasó.

sobrecogimiento

Por último, hay personas que su mecanismo de defensa es complacer a la otra persona para no seguir siendo víctima. De ese modo, se mentaliza que tiene que perdonar, y de alguna forma demostrar a los demás que ha perdonado y que no es igual que la otra persona.

Sin embargo, en el fondo de su corazón no ha perdonado, sino que lo hace solo para complacer y que su entorno piense que no es una mala persona.

Perdonar

¿Qué hacemos cuando tenemos miedo?

Cuando tenemos miedo ponemos en marcha 4 reacciones de defensa o supervivencia que son: huir, pelear (enfrentar), sobrecogimiento (quedarnos paralizados) o entablar una relación cordial para no seguir siendo agredidos.  Es por ello que, cuando se pasa por una situación amenazante, el cuerpo pone en marcha estos 4 mecanismos de defensa.

Tener en cuenta que si estamos en una situación de no perdonar, el miedo se apoderará de nosotros y sacará a relucir una de estas reacciones para no ser nuevamente la víctima.

En conclusión, cuando tenemos o ponemos en marcha una de estas reacciones es porque no hemos perdonado, ya que cuando perdonamos dejamos de  depender de la persona y/o el daño que hizo. Por eso es importante, que si alguien nos ha hecho daño, dejar eso en el pasado, ya que, si seguimos recordando o hablando del tema, pues estamos permitiendo que tanto la acción como la persona sigan teniendo un poder sobre nosotros, lo que hará que siempre estemos a la defensiva o que siempre estemos teniendo esas reacciones mencionadas anteriormente.

Con el tiempo lo único que vamos a lograr es que nuestro organismo enferme. 

Beneficios del perdón

Recuerda que tú tienes la libertad y capacidad de elegir cuál va a ser tu reacción ante determinadas situaciones. Por lo tanto, el perdón es una decisión y no algo que sale espontáneamente de nosotros. 

Enviar mensaje
1
¿Puedo ayudarte?
¡Estoy aqui para ayudarte!