El principio de la aceptación y una salud equilibrada

El principio de la aceptación y una salud equilibrada

El principio de la aceptación es la base del bienestar. ¿Por qué lo decimos? porque uno no puede sentirse bien, sino incorporamos ese principio en nuestra vida, sobre todo, si no lo interiorizamos. Además, el principio de la aceptación nos permite aceptar que las cosas sucedan, pero al mismo tiempo, nos permite estar atentos para ver qué acciones requieren de nuestra atención. Por ejemplo, hacer lo necesario o posible para que las cosas no nos afecten de una manera drástica.

A continuación, veremos qué es aceptación.

amor-propio

Qué es la aceptación

La aceptación es un punto de partida, es comprensión. Por ejemplo, la aceptación no quiere decir estar de acuerdo, ser indiferente, más bien, es comprender lo que está sucediendo y no luchar contra ello.

Es preguntarte: ¿Qué es lo mejor que yo puedo hacer para aliviar con lo que está aconteciendo, preservando mi bienestar interior? Entre estas cosas está: el aceptarse a uno mismo, aunque estemos experimentando reacciones de ira, miedo, tristeza.

Aunque no te gusten algunos aspectos de tu personalidad. Pero en el momento en que te comprendes, empiezas a preguntarte: ¿Por qué tengo esta ira? ¿Qué dice esta ira de mi? Y la aceptas porque sabes que ahora forman parte de ti. De manera que, es ahí cuando sucede esta transformación.

Puede haber casos donde conoces personas que no te gustan, no estas de acuerdo, pero el aceptar a los demás implica comprender el cómo son. Por ejemplo, comprender sus motivaciones profundas.

 

Desde el punto de la aceptación la pregunta sería: ¿Qué puedes hacer al momento de relacionarte con ellas para preservar tu bienestar y no generar más conflictos?

Solo así vas a poder aceptar la realidad, aceptar el momento, lo que te ayudará a minimizar el sufrimiento. Por otro lado, el aceptar las cosas, aunque no te parezcan del todo bien, te ayudará aprender el por qué de las cosas, de manera que dejarás de cuestionarte y aprenderás a ser feliz por ti mismo.

Sin duda, la aceptación es una de las grandes herramientas que nos ha dado la vida para poder en paz y en armonía con nosotros mismos y con las personas que nos rodean.

No está de más mencionar que aceptación no es resignación, ya que resignación es un punto de llegada, es decir, es sufrimiento. De hecho, es algo que no deseamos para nuestro bienestar físico ni emocional.

Cómo se manifiesta la aceptación en la vida de las personas

Para que la persona pueda manifestar este principio de aceptación, necesita una introspección, es decir, la persona tiene que dejar de mirar hacia afuera y empezar a mirarse. Para ello, se necesita flexibilidad y una gran disposición al cambio.

Por ejemplo, hay quienes piensan que ya su personalidad es así, o que desde pequeños les han enseñado a portarse de esa manera, sin embargo, esas actitudes demuestran que tiene dificultades para cambiar y que tiene problemas con la aceptación.

Podemos decir que aceptar es dejar las cosas como están y ver lo que uno pude hacer para que el sufrimiento que esa realidad le esta causando no se mantenga en el tiempo o no sea tan intensa.

Asimismo, cuando no hay aceptación la persona suele tener actitudes de rebeldía y frustración. Así como también, actitudes pasivas como el resentimiento, envidia, etc. En realidad, cuando ponemos en práctica el principio de la aceptación, es como tener la solución a todos nuestros problemas, ya que, la manera de ver las cosas cambia para bien. No nos preocupamos por el que dirán los demás, más bien, dejamos que las cosas fluyan.

aceptación
abrazo

Por qué algunos no pueden manifestar el principio de la aceptación

amor

Porque debemos recordar que nuestra mente tiene una parte que interpreta las señales que vienen del sistema nervioso y es la que decide qué hacer en ese momento. Para ello tenemos dos mentes: la mente consciente y la mente subconsciente.

La mente subconsciente es donde están todos esos programas que la mente ejecuta cuando no está conectado con la mente consciente. 

Aquí es donde vemos que esos comportamientos se ejecutan de una manera automática y somos incapaces de tener un control. De hecho, es ahí cuando se nos hace difícil manifestar la aceptación en nuestra vida. 

 

Por ello, en nuestra escuela bienestar, con nuestra técnica 4×4 lo que hacemos es llegar a una conexión entre la mente consciente y la mente subconsciente. De modo que las actitudes que tengamos ante las cosas que no queremos aceptar, sean distintas. Por ello, nuestra actitud ya no estará a la defensiva, sino, vamos a crear soluciones, de reaccionar de la mejor forma sin llegar a frustrarnos. Esto, de hecho, ayuda a nuestra salud física y emocional, lo que permite mantener un equilibrio a nuestro bienestar.

Y, ¿tú? ¿Pones en práctica el principio de la aceptación? Si se te hace difícil, contáctate ahora mismo con nosotros y notarás los cambios en poco tiempo. Lee más sobre la terapia de aceptación es este artículo.

Enviar mensaje
¿Puedo ayudarte?
¡Estoy aqui para ayudarte!